¿Cómo puedo mejorar mi estado emocional? - Club de la Prosperidad
¿cómo puedo mejorar mi estado emocional?

¿Cómo puedo mejorar mi estado emocional?

¿Cómo puedo mejorar mi estado emocional?

James Allen cuando escribió “El mundo es un reflejo de los estados mentales” inició con una frase que quiero que grabes y la pongas en grande en algún lugar de tu casa, dic así: “TU MUNDO será lo que tú seas.”

Esta es una de las claves a cualquier cambio en tus resultados actuales, sobre todo si estás buscando respuesta a cómo puedo mejorar mi estado emocional.

Las personas que no tienen resultados culpan a todo lo que hay fuera, a lo físico… Frases como “es que no tengo dinero ahora”, “es que mi jefe no me da la oportunidad”, “es que nací en un sitio sin recursos”, y así un largo etc. 

Pero la realidad es que importan bien poco todo lo que hay afuera, es en nuestro estado de consciencia donde podemos encontrar nuestros futuros resultados y así debemos entenderlo para empezar a cambiar nuestras vidas e incluso poder impactar y ayudar a los demás en un futuro cercano.

Tienes que centrarte en lo que eres internamente y en un desarrollo de ti mismo para que cada día que pase tú seas mejor, con esto quiero pedirte que estudies tus pensamientos, tus deseos y aspiraciones porque estos deben formar tu propio mundo porque todo lo que te rodeará en realidad está contenido dentro de ti mismo.

¿Crees que puede mejorar tu emocional si sigues estás instrucciones? Yo creo que sí.

James Allen nos lo dice así: “Por medio de tus propios pensamientos haces o deshaces tu vida, tu mundo y tu universo”.

Y nos advierte su funcionamiento, para bien o para mal, con estas palabras: “Lo que sea que guardes en los rincones más recónditos de tu corazón, por la inevitable ley de reacción, tomará forma en tu vida externa”.

Con otras palabras, si tus pensamientos son malos irás a la desventura y la catástrofe, pero si tus pensamientos son buenos, son puros, si siembras generosidad y nobleza, tus resultados irán hacia la felicidad y la prosperidad.

Todo echo, todo incidente que acontece en cualquier vida humana es atraído por los pensamientos interiores de cada persona. Cada uno de nosotros somos una combinación compleja de experiencias y pensamientos que se van acumulando y nuestro cuerpo, es sólo el vehículo para su manifestación, el cuerpo es sólo lo que nos permite tomar acción.

Seguramente, si tus resultados no te dan la felicidad y te encuentras con cambios emocionales bruscos, es porque insistes en tener pensamientos de derrota y debilidad y ahora es hora de empezar a sustituir esos pensamientos por otros positivos que te hagan lograr tus metas y objetivos y con ello te den la prosperidad y felicidad que buscas.

Buda dice: “Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado. Está fundado en nuestros pensamientos; está hecho de nuestros pensamientos”.

Las circunstancias externas no tienen el poder de hacer o deshacer tu vida, esto sólo es una creencia que te haces y que provoca que te hagas súbdito de dichas circunstancias, te conviertes en esclavo, le das el poder a estas para que te den tristeza o alegría, miedo o esperanza, fuerza o debilidad.

“Si las circunstancias tuvieran el poder de bendecir o dañar, afectarían a todos por igual, pero el hecho de que las mismas circunstancias serán buenas o malas para personas diferentes, comprueba, que lo bueno o malo no está en la circunstancia, sino en la interpretación en la mente de quien la experimenta.”

Si entiendes este concepto, comenzarás a controlar tus pensamientos, a buscar una mayor disciplina en tu mente, a construir tu futuro desde dentro, tu estado emocional encontrará calma y con esto serás más alegre, más sereno, más fuerte, más saludable, más compasivo y amoroso.

¿Ves la importancia que tienen nuestros pensamientos?

Entender que somos lo que pensamos es clave para realizar un inventario sobre qué pensamos y qué repercusiones está teniendo en nuestra vida nuestros pensamientos.

Por último, quiero hacerte algunas recomendaciones importantes:

Juntos construimos el Club de la Prosperidad. 😉

Todo lo mejor,

Tu amigo y COACH

Jesús Lara.