La FE es un estado mental

Hola!

Es un placer estar continuando contigo esta serie de artículos en el blog donde estoy dando a conocer algunas de las partes más importantes (y que marcaron mi vida) del Libro "Piense y Hágase Rico" de Napoleon Hill.

El autor escribió un capítulo dedicado a la "FE", en este nos escribía lo siguiente:

"Durante todas las épocas, las religiones han exhortado a la humanidad en conflicto a “tener fe” en este o aquel dogma o credo, pero no han logrado explicar a las multitudes cómo tener fe. No han afirmado que “la fe es un estado mental que se puede inducir mediante la autosugestión”

* Texto sacado del libro "Piense y hágase rico" de Napoleon Hill para su estudio.

Muchas personas se sienten un poco perdidas con el tema de la FE, sobretodo cuando se salen de una religión y empiezan a estudiar este tipo de información. Y muchas otras personas no entienden este tema, pero la FE se puede incrementar, uno puede crecer en FE, uno puede incrementar la amplitud vibratoria de la FE. Y aquí nos está abriendo Hill la puerta a la clave de cómo eso se hace.

Nos está acercando al tema de la AUTOSUGESTIÓN, de involucrarnos con un concepto y autoadministrarlo de forma consciente a través de la repetición. Es como si nos autohipnotizaramos. 

¿Conoces la formula de la confianza en uno mismo que Napoleon Hill nos escribe en este libro? Te la comparto aquí:

PRIMERO.  Sé que tengo la capacidad de lograr el objeto de mi Propósito Definido en la vida; por lo tanto, exijo de mí mismo acción perseverante y continua hacia su consecución, y aquí y ahora prometo ejecutar tal acción.

SEGUNDO.  Comprendo que los pensamientos dominantes de mi mente se reproducirán en la acción física y exterior, y se transformarán gradualmente en la realidad física; por lo tanto, concentraré mis pensamientos durante treinta minutos diarios a la tarea de pensar en esa persona que tengo la intención de convertirme, creando en mi mente una clara imagen mental de esa persona.

TERCERO.  Sé que por medio del principio de la autosugestión, cualquier deseo que abrigue con perseverancia buscará expresarse a través de algunos medios prácticos para alcanzar el objeto que haya tras él; por lo tanto, dedicaré diez minutos diarios a exigir a mí mismo desarrollar la confianza en mí mismo.

CUARTO.  He escrito con claridad una descripción de mi Propósito Definido en la vida, y no dejaré de intentarlo hasta haber desarrollado la suficiente confianza en mí mismo para alcanzarlo.

QUINTO.  Soy plenamente consciente de que no hay riqueza o posición que dure mucho tiempo si no se construye sobre la base de la verdad y la justicia; por lo tanto, no me comprometeré con ninguna acción que no beneficie a todos a los que afecte. Tendré éxito en atraer a mí las fuerzas que deseo emplear, y la cooperación de otras personas. Induciré a otros a servirme debido a mi deseo de servir a los demás. Eliminaré el odio, la envidia, los celos, el egoísmo y el cinismo, al cultivar el amor por toda la humanidad, porque sé que una actitud negativa hacia los demás nunca me dará el éxito. Haré que los demás crean en mí porque creeré en ellos y en mí mismo.

Firmaré esta fórmula con mi nombre, la memorizaré y la repetiré en voz alta una vez al día, con la fe absoluta de que influirá gradualmente en mis pensamientos y acciones, para convertirme así en una persona autosuficiente y exitosa. Detrás de esta fórmula hay una ley de la naturaleza que ningún hombre ha podido explicar. Ha desconcertado a los científicos de todas las épocas. Los psicólogos la han llamado “la ley de autosugestión”.

* Texto sacado del libro "Piense y hágase rico" de Napoleon Hill para su estudio.

Esta es una de las partes más importantes de este libro, así que léelo con calma y a ser posible grábalo en tu mente, es algo que si practicas a diario estoy convencido que cambiará tu vida.

Pero volvamos al tema de la FE, si entras en armonía con estos principios, todo lo que hemos leído, habrá cosas que resuenen contigo y muchas veces te embarcaras en cosas que no tienes ni idea de cómo van a suceder y de repente surgen, suceden. Esto me ha sucedido a mí y eso seguro te va a empezar a suceder a ti también.

Esto no es instantáneo, algunas veces sí, pero la gran mayoría no. Hace unos días le explicaba a una persona que compró uno de los programas de La Academia del Pensamiento que “Hay un momento para sembrar y un momento para cosechar”. 

Y hay que entenderlo, hay  gente que da con el corazón pero como no ven al momento que les llegue una proporción de lo que dan se desaniman. Pero ojo, hay que dar con el corazón, si no lo das con el corazón y lo das como un canje o cambio por algo pues siento comunicarte que no sirve, esto no funciona así, es como si cortas el proceso, estas dando y no vas a recibir nada, porque no estás intercambiando nada, hay que dar con el corazón y fluir con este el amor, porque esto es el motor de todo esto, porque si no lo das con amor, no hay energía, no hay motor, es como si quisieras arrancar un coche y hacerlo funcionar sin el motor. 

Entonces, el amor es el motor, hay que hacerlo con el corazón, dar por dar, y hay una estación para sembrar y otra para cosechar, una para dar y otra para recibir, pero no funcionan las dos en la misma estación. 

Tenemos que entender esto y ser consciente, cuando siembres por un periodo determinado, simplemente por el hecho de dar de corazón, cuando llegue la estación de cosechar, créeme que te vas a sorprender, porque vendrá de todos los lados. Y te lo digo porque es algo que me sucede y quiero compartirlo contigo. Y lo que yo espero de ti es eso, lo que más quiero para ti es que te conviertas en una persona de dar, en una persona que no se va a cansar de recibir cosas buenas en sus vidas. 

Terminado el artículo, te invito a unirte al Grupo de WhatsApp del Club de la Prosperidad, es gratuito, has clic aquí para inscribirte.

Ahhh! Me olvidaba!! Cuando me envíes el mensaje no olvides escribirme tu nombre y país para agregarte a mi agenda. 

Espero darte la bienvenida al Club de la Prosperidad muy pronto.

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.

Los pensamientos son cosas

Recuerdo, cuando en el silencio de la noche leí "Los pensamientos son cosas" uno de los puntos claves de estudio de la obra "Piense y hágase rico" de Napoleón Hill.

Este autor dedicó en su libro un capítulo a esta afirmación de "Los pensamientos son cosas", y me gustaría compartirte a continuación la historia del INVENTOR Y EL VAGABUNDO que Napoleon Hill nos cuenta en su libro:

"Barnes se presentó en el laboratorio de Edison, y anunció que había ido a hacer negocios con el inventor. 

Hablando de su primer encuentro con Barnes, Edison comentaba años más tarde: «Estaba de pie ante mí, con la apariencia de un vagabundo, pero había algo en su expresión que transmitía el efecto de que estaba decidido a conseguir lo que se había propuesto. Yo había aprendido, tras años de experiencia, que cuando un hombre desea algo tan imperiosamente que está dispuesto a apostar todo su futuro a una sola carta para conseguirlo, tiene asegurado el triunfo. Le di la oportunidad que me pedía, porque vi que él estaba decidido a no ceder hasta obtener el éxito. Los hechos posteriores demostraron que no hubo error». 

No podía haber sido el aspecto del joven lo que le proporcionara su comienzo en el despacho de Edison, ya que ello estaba definitivamente en su contra. Lo importante era lo que él pensaba. 

Barnes no consiguió su asociación con Edison en su primera entrevista. Obtuvo la oportunidad de trabajar en el despacho de Edison, por un salario insignificante. 

Transcurrieron los meses. En apariencia, nada había sucedido que se aproximase al codiciado objetivo que Barnes tenía en mente como su propósito inicial y preciso. Pero algo importante estaba sucediendo en los pensamientos de Barnes. Intensificaba constantemente su deseo de convertirse en socio de Edison. 

Los psicólogos han afirmado, con todo acierto, que «cuando uno está realmente preparado para algo, aparece». Barnes se hallaba listo para asociarse con Edison; además, estaba decidido a seguir así hasta conseguir lo que buscaba. 

No se decía a sí mismo: «Vaya, no hay manera. Supongo que acabaré por cambiar de idea y probaré un trabajo de vendedor». En vez de eso, se decía: «He venido aquí a asociarme con Edison, y eso es lo que haré aunque me lleve el resto de la vida». ¡Estaba convencido de ello! ¡Qué historia tan diferente contarían los hombres si adoptaran un propósito definido, y mantuvieran ese propósito hasta que el tiempo lo convirtiese en una obsesión obstinada! 

Quizás el joven Barnes no lo supiera en aquel entonces, pero su determinación inconmovible, su perseverancia en mantenerse firme en su único deseo, estaba destinada a acabar con todos los obstáculos, y a darle la oportunidad que buscaba."

* Texto sacado del libro "Piense y hágase rico" de Napoleon Hill para su estudio.

¿Qué te ha parecido la historia de Barnes? Puedes dejarme un comentario en el apartado de comentarios de este artículo.

Reflexionemos lo siguiente: 

- Barnes empieza a trabajar con Edison y en realidad él lo que quería y estaba decidido era a convertirse en socio de Edison. Transcurrieron meses y no pasaba nada, todo seguía igual y esto no provocó que Barnes cambiara su sueño.

¿Alguna vez has abandonado alguno de tus sueños porque veías que no llegaba?

- También me gustaría relacionar esto con la Ley de Genero que es una de las Leyes Naturales del Universo. Quiero que entiendas que requiere de tiempo para que algo se manifieste en el plano físico. Vivimos en un mundo que todo lo queremos para "ayer" pero esto no funciona así.

- Bueno, Barnes de forma intelectual o intuitiva entendía este concepto. Él estaba decidido a mantenerse ENFOCADO en su Propósito Definitivo y sabía que no se rendiría por muy larga que fuera la espera. 

- La Ley de Género decreta que: Cada semilla tiene un periodo de gestación o incubación. Y no sólo estamos hablando de zanahorias o lechugas. LOS PENSAMIENTOS SON SEMILLAS INTELECTUALES Y ESPIRITUALES. Estas requieren tiempo de la misma forma que las semillas físicas requieren tiempo para que se manifiesten en su forma FÍSICA.

Me gusta mucho explicar esta parte o lección del libro de "Piense y hágase rico" porque cuando lo leí me sentí muy identificado con ello.

En el pasado, siempre quería resultados rápidos, siempre abandonaba mis sueños porque no entendía que estaba en época de siembra y que el periodo de cosechas, más tarde o más temprano llegaría.

Llegados a este punto, espero que te haya gustado este artículo y me encantaría que me dijeras qué sueño abandonaste en el pasado para saber de ti y poder ayudarte mejor.

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.

Serenidad

«La tranquilidad de la mente es una de las más bellas joyas de la sabiduría, es el esfuerzo largo y paciente en el dominio de sí mismo.»

Mi comienzo en el desarrollo del potencial humano fue con el capítulo «Serenidad» del libro «Como un hombre piensa, así es su vida» de Jame Allen.

¿Cómo llegó a mí o descubrí a este autor? Te cuento brevemente mi historia (que puedes leer con más detalles en la web del Club de la Prosperidad) porque ahora me gustaría, prácticamente, ser muy breve y entrar en materia.

Hace unos años, andaba muy perdido, mis resultados no eran los que esperaba, mis sueños siempre acababan en fracaso tras un intento detrás de otro, estaba frustrado, deprimido y siempre con las mismas preguntas que se repetían una y otra vez en mi mente: ¿Qué estaba haciendo mal? ¿por qué siempre salía derrotado?

Buscaba respuestas y llegaron de la forma que menos esperaba, fue cuando instalé una aplicación en mi móvil (celular) llamada «Periscope» y me encontré con un vídeo en directo de la persona que luego se convertiría en uno de mis mentores (Lázaro Bernstein) titulado «Reto Serenidad».

La idea era bien simple pero requería de una cierta disciplina para generar un nuevo hábito: leer durante 21 días el capítulo «Serenidad» y luego, una vez terminada la emisión (de cada día) donde se leía este capítulo, teníamos que proceder a escribirlo mientras de nuevo la leía uno en voz alta.

Al terminar el vídeo de Lázaro me dije «¿Y por qué no realizar el reto?, ¿qué pierdo con realizarlo?» No costaba dinero y no perdía nada por realizarlo. Decidí hacerlo y esto cambió mi vida.

¿Por qué? Bueno, son muchos los motivos por los que «Serenidad» es importante para mi vida, este capítulo me hizo conocer a Lázaro Bernstein, y él me acercó información de muchos autores sobre el desarrollo del potencial humano, entre ellos James Allen, por el que mayor admiración siento y del que aún aprendo a diario con las valiosas obras que nos dejó. También «Serenidad» fue la causante para que más tarde realizara el Mastermind «Hazte Rico Pensando» y posteriormente me hiciera socio de negocios con mi mentor Lázaro y gracias a esto hoy día formo parte de su organización «La Academia del Pensamiento» donde he aprendido y realizo distintos Mastermind, sesiones de coaching y he aprendido como enseñar este tipo de información para que las personas puedan cambiar sus resultados.

A partir de entonces, los fracasos desaparecieron, conseguí mudarme a una vivienda seis veces mayor con mi familia, obtuve mayor éxito profesional y lo más gratificante de todo: poder ayudar a personas de todo el mundo a salir de su barrera del terror y alcanzar sus sueños. Y créeme que esto es algo maravilloso e inexplicable lo que uno puede llegar a sentir cuando ve que ha podido ayudar a alguien a cumplir sus metas o sueños.

Y ya lo decía James Allen: «La tranquilidad de la mente es una de las más bellas joyas de la sabiduría».

Si ha leído los artículos anteriores que he publicado estos días en el «Club de la Prosperidad», habrá aprendido que toda persona debe alcanzar la tranquilidad conociéndose a sí mismo, siendo consciente que somos seres que evolucionan del pensamiento. Somos el resultado de nuestros pensamientos. Y esto es clave que lo comprendas y lo tengas muy en cuenta para tu crecimiento.

Es prioritario, para seguir avanzando, que seas consciente de esto, siempre debemos seguir estudiando este tipo de información y desarrollar en la práctica este entendimiento para poder ver con más claridad la relación que existe en las cosas por la acción de causa y efecto.

Siempre que tus resultados no sean los esperados, no te agites, no te impacientes, no te enfades, no te preocupes ni tengas cualquier tipo de frustración por muy complicado que todo esté. Mejor, toma una pausa y adquiere un estado mental de equilibrio, de calma y paz.

Si consigues adquirir serenidad, podrás aprender como gobernarte a ti mismo, también a como adaptarte a otras personas, y estas, a su vez admirarán tu fortaleza espiritual (o energía) inspirándoles mayor confianza.

James Allen dice «Cuanto más tranquilo sea un hombre, mayor es su éxito, su influencia, su poder para lograr el bien». 

¿Te imaginas dejando a tus hijos a cargo de una persona que se muestra nerviosa, indecisa o descuidada? Seguramente, tus hijos los dejaría a cargo de alguien que se muestre sereno, con calma y que te inspire confianza. Lo mismo pasa con nosotros en todo tipo de relaciones.

Mientras mayor dominio de ti mismo e integridad tengas, mayor será tu éxito porque las personas siempre quieren hacer tratos o negocios con personas que tengan una conducta firmemente ética, estable y justa.

Conseguir esto te hará más fuerte y sereno y como resultado ser admirado y respetado por otras personas.

Y sobre esto que te escribo, siempre ha resonado muy fuerte en mí este párrafo de «Serenidad» de James Allen que ahora te comparto:

«Es como un árbol que brinda sombra a una tierra sedienta, o una roca en la que podemos resguardarnos de una tormenta. ¿Quién no ama un corazón tranquilo, una vida dulcemente templada y balanceada?»

¡Qué gran verdad! Te animo a estar siempre estudiándote a ti mismo, aprendiendo de información como la que estoy brindando de forma gratuita en el Club de la Prosperidad. También te animo a que compres libros sobre el desarrollo de tu potencial humano y lo estudies, que hagas cursos o Mastermind, etc.

Muéstrate siempre con serenidad, con optimismo y con calma. Hay una parte muy bonita de «Serenidad» que dice:

«Es precioso como la sabiduría, ha de ser más deseado y valioso que el mismo oro -sí, mucho más que el oro más fino-. Cuán insignificante se ve quien sólo busca el dinero en comparación con una vida serena, una vida que habita en el océano de la Verdad, por debajo de las olas, fuera del alcance de las tempestades, ¡en Eterna Calma!»

Y es que vivimos en un mundo rodeado de personas envenenadas por ellas mismas, que arruinan los momentos buenos y las cosas de gran valor con temperamentos explosivos y destructivos. «

¿Eres de este tipo de personas? Si es así, es hora de aprender a cambiar, hoy es el día de empezar a ser una persona con calma, con pensamientos controlados, alguien que actúa siempre sobre pensamientos de éxitos y logros.

«En el océano de la vida las islas de la felicidad te sonríen, y la orilla soleada de tu triunfo ideal espera tu venida. Mantén tu mano firme sobre el timón de tus pensamientos. En la barca de tu alma y corazón se encuentra el Capitán de mando; sólo está dormido; despiértalo. El control de ti mismo es poder; el Pensamiento correcto es maestría, la Calma es poder, Controla tus pensamientos y controlarás el mundo que te rodea y así, de forma inteligente dirigirás siempre tu vida para que mantenga siempre la paz».

Espero y deseo que estos artículos sobre el pensamiento que he escrito y que están inspirados en el libro «Como un hombre piensa, así es su vida», haya elevado tu conocimiento. Te invito ahora a que lo pongas en práctica, a que leas esta obra y cada capítulo vaya acompañado de la lectura del estudio que hemos realizado juntos, es un regalo que si lo sabes valorar y poner en práctica, cambiará tus resultados y por ende, tu vida.

Te resumo, con enlaces a ellos, lo que hemos estado viendo estos días:

Resumido esto y con todos mis deseos de haber podido aportar mi granito de arena a tu crecimiento personal, quiero hacerte un nuevo regalo totalmente gratis, es mi libro «Caminando hacia la Prosperidad», este tiene su valor no sólo económico si no también formativo para tu crecimiento. Por ello te pido, que si lo solicitas, no lo dejes guardado en alguna carpeta, te lo regalo para que lo leas y con esto expandas tu consciencia y puedas ser una persona más feliz y exitosa.

Para que te lo pueda enviar, sólo tienes que dejarme tu nombre (sin los apellidos) y tu email en el formulario que he publicado AQUÍ.

> Quiero recibir el libro de forma gratuita «Caminando hacia la Prosperidad» <

Ahora, me gustaría terminar este artículo, como James Allen lo hace en su libro:

«Dile a tu corazón fuerte y firmemente: Permanece tranquilo y sereno«.

Se que llegarán tus éxitos, sólo tienes que trabajar en tus pensamientos para poder recibirlos, por ello te animo que visites habitualmente la web del Club de la Prosperidad donde estaré continuando con mi misión y compartiéndote material de mucho valor.

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.

P.D. Me encantaría recibir comentarios en los artículos que voy publicando para saber de ti y poder ayudarte mejor. ¿Qué te parecieron estos artículos?

Visión e ideales.

«Los soñadores visionarios son los salvadores del mundo».

Todo comienza con una idea, una semilla que contiene un sueño.

Edison soñó con la lámpara incandescente, los hermanos Wright con volar, Graham Bell con poder hablar con personas situadas en el mismo momento en lugares diferentes a través del teléfono, Lincoln soñó con la libertad de todos los esclavos y firmó la Proclamación de Emancipación, y así un largo listado de soñadores que cambiaron el mundo al perseverar en sus sueños y hacerlos realidad.

«Aquel que lleva en el corazón una visión maravillosa, un ideal noble, algún día lo realizará».

En esta sociedad que vivimos, no nos enseñan a valorar nuestras visiones, ni hacernos perseverar en nuestros ideales. Cuando tenemos una visión, un sueño y lo contamos emocionados, nos responden con un «tú estás loco», «eso es imposible», u otra frase similar. Muchas personas se desaniman y asesinan a su sueño cuando escuchan a esas personas que no creen que puedes conseguirlo, mientras otros soñadores que tienen su idea bien arraigada y completos de fe empiezan a trabajar en sus sueños y a no abandonarlos hasta verlos cumplidos en su plano físico.

¿Imaginas las caras de los amigos o familiares de los hermanos Wright cuando estos les hablaban de que podrían volar como pájaros? ¿Imaginas que le dijeron cuando compartieron su idea? Creo que te puedes hacer una idea.

Su sueño hecho realidad cambió el mundo y ahora lo vemos como algo normal, millones de vuelos alrededor del mundo, lo mismo pasa con la lampara incandescente, con el automóvil y otros inventos que a día de hoy existen pero que en un tiempo sólo eran ideas.

James Allen nos dice «¡Querer es poder!; ¡soñar es lograr!» y quiero que esta frase te la grabes a fuego y la escribas en un lugar visible de tu casa. No tengas miedo a soñar, no le tengas miedo a tus visiones, «Pide y recibirás».

En el libro de «Como un hombre piensa, así es su vida» hay un párrafo muy importante que dice:

«Sueña nobles sueños, y te convertirás en el producto de ellos. Tu visión es la promesa de lo que un día serás. Tu ideal es la profecía de lo que un día llegarás a revelar».

¿Qué persona quieres ser? ¿qué deseas lograr? ¿cuál es tu visión? ¿cuales son tus sueños? Escríbelo ahora, ponlo en un lugar visible y no los abandones nunca, estas semillas llegarán a marchitar hasta la fecha de la cosecha para que sean recogidas por ti.

«Los logros más grandes fueron al inicio y por un tiempo solamente un sueño. Todo ser se encuentra en la semilla que lo engendra. El roble duerme en la bellota; el ave espera en el huevo; y en la más elevada visión del alma un ángel de la guarda protege pacientemente la más bella realidad humana. Los sueños son las semillas de la realidad.»

Ahora mismo, tus circunstancias pueden que sean muy negativas, quizás te falte dinero, quizás no estés gozando de la mejor salud, quizás no vivas en un lugar seguro, etc. pero está en tus manos el poder cambiarlas si concibes un gran ideal y luchas por alcanzarlo. 

Recuerda algo importante, toda idea necesita de acción para poder manifestarlo en su forma física, no se trata de pensar «quiero tener un trabajo de… (lo que desees)» y quedarse sentado en casa pensando esto una y otra vez. Se trata, en palabras de James Allen, de lo siguiente:

«Imagina el caso de un joven oprimido por la pobreza y el trabajo; confinado a largas horas en un taller insalubre; sin escuela, y sin poseer ningún talento o habilidad especial. Sin embargo sueña con cosas mejores; se enfoca y piensa en la inteligencia y en el esfuerzo, en gracia y belleza. Concibe, y crea con su mente, una vida ideal; la visión de una libertad más amplia y el logro de una mejor vida. Poco a poco estos pensamiento se van incrustando en lo más profundo de su ser y dichos pensamientos, sueños y anhelos toman posesión de él; eventualmente la ansiedad y premura lo lleva a la acción, y es así como utiliza todo su tiempo libre y sus medios, aunque sean pequeños, al desarrollo de sus poderes y talentos ocultos.

Muy pronto su nueva actitud mental ha sido tan alterada que el taller no puede retenerlo más. Se ha convertido en algo tan fuera de armonía con sus pensamientos que queda fuera de su vida como una ropa vieja que es deshechada, y, al crecer las oportunidades que coinciden con la nueva vision de su creciente poder, sus circunstancias pasadas de pobreza y fracaso desaparecen para siempre de su nueva realidad.

Años más tarde, vemos a este joven convertido ahora en todo un hombre. Lo encontramos dueño y señor de ciertas fuerzas mentales que usa ahora en su favor, utiliza ahora estas habilidades mentales con influencia universal y poder casi invencible. En sus manos toma las riendas de responsabilidades mayores; ahora se desenvuelve profesionalmente, comandando respeto y autoridad, inteligencia y gracia a la vez, cuando él habla, es escuchado con atención y ¡oh sorpresa! mira como influencia y transforma vidas a su alrededor. Hombres y mujeres atienden sus consejos y los ponen en práctica para modificar su propio carácter. Como la luz del sol, este gran hombre ahora se convierte en el centro y eje luminoso alrededor del cual giran  innumerables vidas y destinos.»

Tú también puedes lograr tu visión, si no lo pudieras lograr nunca hubiera pasado esa idea o sueño por tu cabeza, tú puedes lograr la visión que guardas en tu corazón, tu destino siempre te dirige hacia lo que más amas.

Durante todas las épocas, hay descuidados, ignorantes e indolentes que no ven más de aquello que es físico, estos cuando cumplas tus sueños dirán «¡cuánta suerte tienes!» o «¡qué privilegiado eres!». Ninguno de estos habrán visto tus intentos, tus fracasos y tu lucha para ganar experiencia, no conocen el sacrificio que has realizado para alcanzar tu sueño, ni sabrán de los esfuerzos y de la fe que has ejercido para lograr lo que ellos veían como imposible.   

«La visión que glorifiques en tu mente, el ideal que albergues en el fondo del corazón, serán la base con las que construirás tu vida, y en eso precisamente te convertirás.»

Llegados al final, me gustaría que dejaras aquí debajo (en la parte de comentarios) la respuesta a las siguientes preguntas: ¿Qué persona quieres ser? ¿qué deseas lograr? ¿y cuál es tu visión?

Por último, comentarte que nuestra página de Facebook, es uno de los canales gratuitos que he puesto en marcha para todos los que formamos el Club de la Prosperidad, sólo tienes que hacer clic aquí para acceder y pulsar en el botón “Me gusta” para que puedas recibir todo el contenido que te estaré compartiendo a través de la red social.

Espero y deseo, como miembro del Club de la Prosperidad que eres, que saques el máximo provecho a estas lecturas y todo el material que está por venir. ¡No olvides dejarme el comentario!

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.

El factor pensamiento en el éxito.

«Todo lo que el hombre logra y todo en lo que falla es sin duda, el resultado directo de sus pensamientos».

Con esta frase poderosa de James Allen me gustaría iniciar este nuevo artículo donde te voy a contar un poco como el pensamiento es el causante tanto de nuestros éxitos como de nuestros fracasos.

Si miramos a nuestro alrededor podemos ver como vivimos en una sociedad donde aprendemos a echarle la culpa de nuestros fracasos a los demás u otros factores externos. Esto lo vemos ya desde pequeños con frases como «el profesor me tenía manía», o más tarde con la frase «me han echado porque no le caía bien al jefe» o «no consigo vender porque estoy en una zona pobre» y así podríamos seguir durante más de 48 horas escribiendo frases de este tipo que en algún momento he escuchado.

Debemos tomar consciencia que nuestras debilidades y fortalezas son nuestras y de nadie más. Lo positivo es que pueden ser trabajadas por uno mismo y no por otros, podemos alterar nuestros pensamientos y con estos nuestros resultados. Podemos eliminar nuestro sufrimiento y sacar de adentro nuestra felicidad.

«Como él piense, así es él; como siga pensando, así seguirá siendo.»

Si deseas lograr el éxito, como alguien exitoso que conozcas, debes, con tu propio esfuerzo, desarrollar la fortaleza que admiras de esa persona exitosa.

Hay una tendencia que veo y escucho mucho tras la crisis que vivió España hace unos años donde puedo aún oír frases del tipo «Los trabajadores nos hemos convertidos en esclavos, nuestra empresa (o jefe) nos explota (se aprovechan de nosotros)». Sinceramente, empresa y trabajadores cooperan en ignorancia mientras ambos se hacen daño a ellos mismos. Si el trabajador anda en el conocimiento para vencer el carácter débil y alejar el egoísmo no sentirá ser parte oprimida de la sociedad, así como también las empresas (o empresarios), si aplican bien el poder que tienen hacia objetivos de pensamientos de amor, crecimiento y abundancia sin formar parte de ninguna acción opresora. Actuando así, ambas partes serían una comunión perfecta entre ambos. Esto lo podemos ver en el fomento de muchas empresas de tener en puestos de responsabilidad a personas con liderazgo (líderes que avanzan con su grupo o equipo) y no jefes que mantienen una postura de mando seria con ordenes desde un asiento.

«Un hombre sólo puede elevarse, conquistar y alcanzar éxito elevando sus pensamientos.»

Antes de que puedas alcanzar cualquier éxito por pequeño que sea, debes elevar tus pensamientos por encima de tus deseos y caprichos. Evidentemente somos humanos y tendremos vanos deseos y algo de egoísmo pero debemos desechar gran parte de ellos. Si sembramos pensamientos de egoísmo, por ejemplo, no podremos liderar un equipo de trabajo exitoso.

Tienes que concentrarte en tus pensamientos, en desarrollar planes que te acerque a tu sueño, fortalecer las acciones que realizas para alcanzarlo y crecer en autoconfianza. Mientras más eleves tus pensamientos, más te convertirás en una persona más valiosa, grande y virtuosa, y con esto conseguir mayores y más estables logros en el tiempo.

«Todos los grandes Maestros de todas las eras han enseñado y proclamado esto de distintas maneras, y para comprobarlo y entenderlo el hombre no tiene más que persistir en hacerse más y más virtuoso elevando sus pensamientos positivos.»

Para alcanzar el éxito, de cualquier tipo, tendremos que realizar el esfuerzo de mejorar en nuestros pensamientos. ¿Cómo? Con la ayuda del dominio de sí mismo, teniendo mayor resolución en nuestras decisiones, siendo personas más puras, con rectitud y conservando siempre unos pensamientos bien orientados.

Si logras esto, y alcanzas el éxito, no bajes la guardia y permitas entrar pensamientos arrogantes, egoístas y corruptos, pues es muy común ver como personas que se han convertido en exitosas, cuando han creído asegurado su éxito, han caído rápidamente en la derrota.

Y antes de finalizar te pido que escribas el siguiente párrafo que trae una gran lección detrás y que aprendí de James Allen y que dice así:

«Todo logro, sea en los negocios, intelectual, o espiritual, son el resultado directo de pensamientos positivamente orientados con una clara definición y esfuerzo constante, están gobernados por la misma ley y por el mismo método; la única diferencia es el objetivo.

Aquel que quiera lograr poco ha de sacrificar poco; quien quiera lograr mucho ha de sacrificar mucho; quien quiera lograr grandezas debe sacrificar grandemente.»

Y aquí nos habla de algo que en los próximos días te estaré contando: la conquista de un deseo ferviente con la clara convicción de que ya es pues estás trabajando con perseverancia para llevarlo al plano físico.

Por último, contarte que están creciendo los miembros del Club de la Prosperidad en Instagram, te animo (si no lo has hecho ya) que participes en esta plataforma, sólo tienes que hacer clic aquí para acceder y por último pulsar en el botón “Seguir” para que puedas recibir todo el contenido gratuito que te estaré compartiendo.

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.

P. D. ¡No te vayas aún! Déjame un comentario contándome que pensamientos te llevaron a conseguir (o no) algo que deseabas con todo el amor de tu corazón.

Pensamiento y propósito

En mi experiencia como COACH, Consultor y Facilitador de la Academia del Pensamiento, me encuentro con personas que no tienen un propósito especifico.

Siempre, una de mis primeras preguntas es: ¿cuál es tu deseo ferviente? ¿cuál es tu gran sueño? Y estas personas se quedan en blanco, quizás alguno responden «ser más felices» o «tener más dinero» o «tener un trabajo» pero nada específico.

Esto es algo en la que toda persona debe de trabajar. Sin tener un propósito específico no obtendremos ningún logro productivo y significante. No hay que saber el camino, ni cómo realizarlo pero sí saber con detalles específicos el lugar al que quieres dirigirte.

Gran parte de las preocupaciones de las personas, de sus miedos y problemas se debe a esto, y es algo lógico, sin tus pensamientos centrados en tu deseo ferviente, lograrás fracaso, y este te llevará a la infelicidad por la derrota que crees que has conseguido.

James Allen nos lo explica de forma magistral:

«El hombre debe concebir un propósito legítimo en su corazón, y luchar por alcanzarlo. Debe hacer de este propósito el centro de sus pensamientos. Puede adoptar la forma de un ideal espiritual, o puede ser un objeto terrenal, de acuerdo a lo que él desee y en el tiempo y lugar en que se desenvuelve; pero cualquiera que éste sea, debe firmemente enfocar la fuerza de sus pensamientos hacia el objetivo que tiene ante él. Debe hacer de este propósito su tarea suprema, y debe dedicarse por completo a conseguirlo, evitando que sus pensamientos divaguen y se desvíen en simples caprichos, antojos y fantasías que solo lo distraen y le hacen perder tiempo. Éste es el único camino seguro hacia el dominio de sí mismo a través de un enfoque definido y una profunda concentración del pensamiento. Aún si fallara una y otra vez en alcanzar su propósito –como tiene que suceder hasta que venza su debilidad–, la experiencia que por consecuencia ayuda a fortalecer y desarrollar su carácter será la verdadera medida de su poder y su conquista, y le servirá como un nuevo punto de partida para la obtención de poder y futuros triunfos.»

Si no estás preparado para fijarte y alcanzar un gran sueño o gran objetivo, deberás concentrar tus pensamientos en mejorar en las cosas que realizas actualmente. Debes fortalecerte mentalmente mediante el cuidado de tus pensamientos siendo siempre positivo para eliminar la falta de propósito.

Una vez lo consigas te darás cuenta que el fracaso sólo es uno de los caminos que te llevan al éxito. Debes hacer que las circunstancias (que veías como negativas) te sirvan como experiencia y te fortalezcan.

Una vez concibas un propósito especifico y te lances con seguridad hacia este, la duda y el miedo casi con total seguridad aparecerán. Tienes que tener claro que los pensamientos de duda y de temor nunca han logrado un gran sueño y nunca podrán lograrlo.

Debes saber que necesitas seguridad para vencer a la duda y al temor, y estos serán vencidos cuando tomes la decisión y el propósito en tu deseo ferviente. Te aseguro que eres capaz de lograr todas tus metas y capaz de poder alcanzar todos tus sueños. Si no fuera posible, no tendrías esos pensamientos de deseo.

El pensamiento arraigado fuertemente a un propósito especifico te convertirá en una fuerza creativa, poderosa y difícil de detener. Si comprendes esto y estás listo para transformarte en una persona optimista, sin dudas constantes ni pensamientos negativos, te hará alcanzar el éxito.

«Quien logre esto se habrá convertido en el amo consciente e inteligente de sus poderes mentales y entonces el éxito le será recompensado en proporción a sus esfuerzos y actitudes.»

Y llegados a este punto, te pido con todo el agradecimiento del mundo que me dejes un comentario con el propósito específico que tengas, estaré encantado de leerlo y acompañarte en el camino para que lo consigas.

Por último, invitarte a que formes parte del Club de la Prosperidad a través de Facebook, sólo tienes que hacer clic aquí para acceder y pulsar en el botón “Me gusta” para que puedas recibir todo el contenido gratuito que te estaré compartiendo a través de la red social.

Espero y deseo, como miembro del Club de la Prosperidad que eres, que saques el máximo provecho a estas lecturas y todo el material que está por venir.

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.

El efecto del pensamiento en la salud del cuerpo.

En mis charlas y Mastermind desde que me hice «Consultor y Facilitador de La Academia del Pensamiento» enseño lo que yo llamo «El Proceso de la Prosperidad» donde explico qué es la mente, las partes de estas (consciente y subconsciente) y cómo esta influye en el cuerpo.

Lo más importante del «Proceso de la Prosperidad» es que a través de su entendimiento, podemos cambiar nuestros resultados si aplicamos lo aprendido.

James Allen, en el capítulo tres de «Como un hombre piensa, así es su vida» nos dice: «El cuerpo es el siervo de la mente, obedece a las operaciones de la mente, ya sean estas de forma deliberada o automática.»

Piensa un poco en esto, a lo largo de estos años he conocido de cerca a personas que piensan que van a enfermar (estando bien sanas), se han obsesionado tanto y han entrado en un estado tan grande de ansiedad que ha debilitado su cuerpo hasta hundirse en la enfermedad.

También he conocido y he tenido en alguno de mis cursos a personas que le detectaron enfermedades terminales y que milagrosamente, viéndose ellas sanas, contra todo pronostico se curaron y ahora ayudan a personas que están en situaciones parecidas a las que estuvieron y lograron vencer. Siendo sinceros, he sido un afortunado en tener a esas personas entre mis enseñanzas porque son testimonio real y una fuente de energía inmensa para todos. Siento no poder contar con palabras la emoción que siento aún al recordar estos casos.

Quizás conozcas a un amigo o familiar que toma la decisión firme en su mente de cambiar sus hábitos alimentarios, empiezan a hacer deporte y cambian radicalmente su aspecto y salud. James Allen, sobre esto decía:

«El pensamiento es la fuente de toda acción, de la vida y su manifestación».

Contrastando el ejemplo de la persona que cambia su dieta alimenticia, me puedes decir que muchos (incluso a lo mejor tú) lo ha intentado mil veces y no lo ha conseguido. Esto ocurre porque no se trata sólo de un cambio de dieta, sino de un cambio también de pensamientos. Cuando realmente la información que le estás dando a tu mente es la de estar sano, no desearás más comida que no sea sana.

«Si deseas perfeccionar tu cuerpo, sé celoso con tu mente. Si quieres renovar tu cuerpo, embellece tu mente.»

Es el cuerpo un reflejo de tus pensamientos, si estos son de amargura, tu cara será la de una persona amargada pero si tus pensamientos son de felicidad tu cara será el reflejo de esta y te mostrará radiante y feliz ante todas las personas con las que te cruces.

«Conozco una mujer de noventa y seis años que posee la inocente y luminosa cara de una niña. Conozco un hombre que no alcanza la mediana edad cuya cara está desfigurada por líneas sin armonía. Una es el resultado de una disposición dulce y vívida, el otro el resultado de la amargura y el descontento.»

Imagínate ahora que te compras una casa, cierras todas las ventanas y persianas, no dejas que entre el aire y por tiempo lejano no ha entrado la luz. ¿Piensas que esto es un hogar agradable? ¿Te gustaría vivir en esta casa? Ahora imagina el mismo lugar con las ventanas abiertas, con la luz del día entrando en ella, con el frescor de la mañana acariciando tu rostro ¿Se acerca esto al hogar que deseas? Lo mismo ocurre con nosotros, recuerda que puedes tener un resultado positivo en tu cuerpo si entran pensamientos en tu mente de felicidad, buenos deseos y serenidad. Es a estos pensamientos a los que debemos abrir las ventanas y las puertas de nuestra mente.

¿Cómo te encuentras físicamente? ¿Cuál es tu salud? ¿Cuáles son tus pensamientos? Graba a fuego en tu mente lo siguiente:

«No hay mejor medicina que los pensamientos felices para disipar los males del cuerpo; no hay mejor reconfortante que la buena voluntad para disipar las sombras de la pena, la tristeza y la amargura.»

Cuida tus pensamientos, ten una actitud positiva en todo momento, busca siempre el lado bueno de las cosas, también (por difícil que te pueda resultar a veces) busca el lado bueno de las personas, busca pensamientos de paz, atrae a tu vida serenidad y tranquilidad y con ello estoy seguro que lograrás unos hábitos saludables para tu cuerpo.

Llegando al final, me gustaría que me dejaras un comentario sobre cómo te sientes, si cuidas tu cuerpo o si siempre abandonas tu proyectos de dieta. ¡Estaré encantado de leerte!

Por último, pedirte (si no lo has hecho ya) que formes parte del Club de la Prosperidad a través de Instagram, es gratuito y sólo tienes que hacer clic aquí para acceder y por último pulsar en el botón «Seguir» para que puedas recibir todo el contenido gratuito que te estaré compartiendo, recuerda que tengo como misión en la vida de expandir la consciencia de 1 millón de personas para que cambien sus resultados, sean felices y cumplan sus sueños, así que me encantaría contar contigo en el Club de la Prosperidad.

Espero que le haya gustado este artículo y que empiece desde ya, a trabajar en su mente para tener un cuerpo más sano y saludable.

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.

El efecto del pensamiento en las circunstancias.

«La mente de un hombre se compara a un jardín, que puede ser inteligentemente cultivado o ser abandonado y llenarse de malas hierbas; pero sea cultivado o descuidado, está destinado a producir algo.»

Debemos prestar gran atención a los pensamientos que estamos dejando entrar en nuestra mente, debemos quitar de raíz los pensamientos dañinos, inútiles e impuros y cultivar aquellos que nos acerquen a nuestros sueños u objetivos.

El pensamiento y el carácter que conseguimos alcanzar podemos verlo manifestado a través de las circunstancias, es decir, las condiciones externas que nos rodean y que siempre estarán en armonía con nuestro estado interior.

Hay un párrafo muy importante que ha influido mucho en mi vida y que te comparto para que reflexiones y le saques el máximo provecho para tu vida. Es el siguiente:

«Cada hombre está donde está por su propia decisión. Los pensamientos que ha construido en su carácter lo han llevado allí, y en la disposición de su vida no hay elementos de azar o por coincidencia, sino el resultado de una ley que no puede fallar. Esto es cierto tanto para aquellos que se sienten infelices con todo lo que les rodea, como para aquellos que están satisfechos con él.»

Debemos estar en constante crecimiento, aprender de cada circunstancia que se nos presente, no somos una persona exclusivamente creada por las circunstancias exteriores, podemos manejar nuestra tierra y sembrar las semillas de la persona que queremos y deseamos ser.

¿Y cómo puedo hacer esto Jesús? Con autocontrol y automatización, sabemos ya que las circunstancias nacen de los pensamientos, si corregimos los defectos de nuestro carácter, progresaremos al tener unos pensamientos dirigidos con unas acciones hacia nuestros objetivos que nos acerquen a estos.

Pero cuidado con los pensamientos en los que trabajamos porque pueden jugar en nuestra contra. James Allen escribe «El alma atrae aquello que secretamente alberga; aquello que ama, y también aquello que teme.» Y nos continua diciendo:

«Buenos pensamientos producen buenos frutos, malos pensamientos producen malos frutos»

Debemos cuidar el entorno en el que nos movemos, así como los hábitos que practicamos a diario. Todas las condiciones externas, buenas o malas, son factores que existen y que nosotros podemos aprender (tanto del sufrimiento como de la felicidad).

«Los hombres no atraen aquello que quieren, sino atraen aquello que son».

El pensamiento lleva a la acción y esta marca nuestro destino, cuando armonizamos nuestros pensamientos y acciones con nuestros deseos podemos alcanzarlos y hacerlos realidad pero si por el contrario permitimos sembrar pensamientos malos en nuestra mente subconsciente, los resultados nos alejarán de estos.

Debemos estar ansiosos de mejorar nuestras circunstancias, pero también estar dispuesto a mejorarnos a nosotros mismos. Si comprendes la necesidad de crecer y mejorar lograras alcanzar el objetivo que deseas fervientemente.

«(…) el hombre es la fuente y la causa -aunque sea inconscientemente-, de sus propias circunstancias, y que al aspirar a obtener un buen objetivo, al mismo tiempo continuamente sabotea su cometido al estimular pensamientos y deseos que van en contra de este mismo fin.»

Si no estás logrando tus objetivos o sueños puedes rastrear o buscar el efecto de tus pensamientos en tu propia mente para saber qué es lo que estás haciendo mal. Si no lo haces, no te quejes de tus circunstancias externas porque no sirven como base de razonamiento o justificación de no haber alcanzado tus metas o sueños.

Si siembras una semilla de maíz saldrá maíz, si siembras una semilla de trigo, saldrá trigo. Lo mismo con nuestros pensamientos. Si te encuentras deprimido, amargado o con algún tipo de sufrimiento es porque tienes pensamientos equivocados en alguna dirección. Esto que sientes te está indicando que no estás en armonía contigo mismo y que debes trabajar en tus pensamientos. Esto en algunos casos no resultará fácil porque puede que tú tengas pensamientos negativos muy arraigados y que necesitarás trabajar para sustituirlos por pensamientos positivos.

Hay que dejar de lamentarse y de maldecir, hay que buscar ser el «director» de tu vida. No acuses a otros como la causa de tu situación. Siembra en tu mente pensamientos positivos y nobles, no pelees contra las circunstancias, aprende la lección que hay en ellas y dirige tu vida hacia la felicidad.

Los pensamientos se convierten en acciones, y estas llegan a convertirse en hábitos que se reflejan en el exterior. Por ejemplo, pensamientos de temor, dudas e indecisión se transforman en hábitos de debilidad, como la falta de decisión que nos lleva al fracaso (e incluso a la pobreza) al no haber sembrando pensamientos firmes de decisión en querer alcanzar el éxito con perseverancia.

«Un hombre no puede escoger directamente sus circunstancias, pero puede escoger sus pensamientos, y de ese modo, indirectamente, pero con certeza, dar forma a sus circunstancias.»

Si tomas hoy la decisión firme de dejar de pensar negativamente, el mundo entonces estará listo para brindarte las oportunidades que necesitas.

No seas impaciente, hay un tiempo para sembrar y otro para cosechar, ten la confianza y entiende que tu espíritu es quien manda y que tú vas a lograr todo lo que desees.

Finalizado el artículo, me gustaría que me dejes un comentario respondiendo:

  • ¿Qué pensamientos buenos provocaron tu mayor logro y felicidad?
  • ¿Qué mal resultado tuviste? ¿Qué pensamiento crees que lo provocó?

Por último, invitarte a que formes parte del Club de la Prosperidad a través de Facebook, sólo tienes que hacer clic aquí para acceder y pulsar en el botón «Me gusta» para que puedas recibir todo el contenido gratuito que te estaré compartiendo a través de la red social.

Espero y deseo, como miembro del Club de la Prosperidad que eres, que saques el máximo provecho a estas lecturas y todo el material que está por venir.

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.

Como un hombre piensa en su corazón, así es él.

El libro más reconocido de James Allen es «Como un hombre piensa, así es su vida».

No es el único a día de hoy que haya leído y estudiado varias veces pero sí fue el primero en llegar a mis manos y el que provocó mi pasión por estudiar a este autor tras los resultados en mi vida que fueron provocando su estudio.

En estos días estaré escribiendo varios artículos sobre uno de los libros pioneros en el movimiento de autoayuda o desarrollo del potencial humano: Como un hombre piensa, así es tu vida.

¡Comencemos! James Allen nos mete dentro de sus enseñanzas en el inicio de este libro con una poderosa frase que me gustaría que analices en silencio, un buen ejercicio es la repetición de ella porque su entendimiento es el inicio de poner el punto de partida a una mejor vida: «Un hombre es literalmente lo que piensa, siendo su carácter la suma completa de todos sus pensamientos».

Si hacemos un ejercicio visual, imagina cómo plantas una semilla y de esta nace una flor, resulta igual en nuestra mente donde nuestras semillas invisibles del pensamiento provocan cada acción que podamos tener.

Estas acciones frutos del pensamiento pueden dar como resultado (por ejemplo) «felicidad» o «sufrimiento», de ahí en la importancia de trabajar en lo que pensamos, en lo que realmente estamos sembrando y que terminará con una cosecha positiva o negativa para nuestras vidas. Ten muy en cuenta que los pensamientos que tengamos pueden traernos cosas positivas (y ser personas felices consigo misma) o cosas negativas (y llenarnos de infelicidad y amargura).

«Los pensamientos en la mente nos hacen lo que somos» Poderosa frase que ilustra este artículo del blog y que me gustaría que grabaras a fuego y la imprimieras para colocarla en algún lugar visible de tu habitación.

Si miramos a nuestro alrededor podemos ver como personas con pensamientos inferiores no obtienen otro resultado que la derrota, provocando esta la frustración y el dolor. ¿Quieres una vida exitosa? No podrás tenerla si no tienes unos pensamientos elevados. Si lo piensas es algo con mucha lógica, si crees que no puedes, ¿cómo vas a lograrlo? Tus pensamientos siempre tienen que ver con la victoria: «Soy una persona exitosa, estoy en el camino hacia mis sueños y estoy seguro que pronto lo veré manifestado de forma física».

James Allen nos mete de lleno en una de las Leyes Universales, la «Ley de Causa y Efecto» donde todo lo que hacemos (acciones a través del pensamiento) pone en movimiento una causa y ésta trae una consecuencia, positiva o negativa, que dependerá de los pensamientos en los que estemos trabajando, de ahí la importancia que esto conlleva.

¿Cuál es tu situación actual? ¿Cuáles están siendo tus resultados? Si no son los deseados, no te preocupes, puedes cambiar tus resultados trabajando en tus pensamientos a partir de hoy. ¡No lo dejes para mañana! Tú puedes y debes desde este momento cambiar tus resultados por los que sueñas.

«El hombre es el amo de sus pensamientos, forjado de su carácter, y así, se convierte en creador y modelador de sus propias condiciones, entorno y destino.»

Aunque a veces puedas no creerlo, poseemos la solución a cada problema o situación que se nos plantee, debemos reflexionar acerca del porqué nos encontramos en esta condición y a raíz de esta respuesta podemos elaborar pensamientos fructíferos que nos lleven a resultados de éxito para nuestras vidas.

El «entendimiento es el resultado de la aplicación, auto-análisis, y experiencia.»

Debemos entender que podemos encontrar cada verdad y acercarnos a nuestros sueños y objetivos si vigilamos, controlamos y alteramos nuestros pensamientos. Debemos tomar notas de los efectos que nuestras acciones causan en otras personas, en nuestra vida y en nuestras circunstancias.

Cuando ponemos en práctica el análisis de nuestras causas y efectos adquirimos mayor experiencia comprobando la ley absoluta de «Aquel que busque encontrará; y aquel que toque la puerta ésta se le abrirá»

Sólo necesitamos paciencia, práctica, y nunca abandonar o matar nuestros sueños o deseos fervientes.

Y ahora que llegamos al final, te invito a que me dejes un comentario contándome cuáles son tus resultados actuales y qué pensamientos crees que lo están causando.

Por último, invitarte a que formes parte del Club de la Prosperidad a través de Instagram, sólo tienes que hacer clic aquí para acceder y pulsar en el botón «Seguir» para que puedas recibir todo el contenido gratuito que te estaré compartiendo.

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.