Los pensamientos son cosas

Recuerdo, cuando en el silencio de la noche leí "Los pensamientos son cosas" uno de los puntos claves de estudio de la obra "Piense y hágase rico" de Napoleón Hill.

Este autor dedicó en su libro un capítulo a esta afirmación de "Los pensamientos son cosas", y me gustaría compartirte a continuación la historia del INVENTOR Y EL VAGABUNDO que Napoleon Hill nos cuenta en su libro:

"Barnes se presentó en el laboratorio de Edison, y anunció que había ido a hacer negocios con el inventor. 

Hablando de su primer encuentro con Barnes, Edison comentaba años más tarde: «Estaba de pie ante mí, con la apariencia de un vagabundo, pero había algo en su expresión que transmitía el efecto de que estaba decidido a conseguir lo que se había propuesto. Yo había aprendido, tras años de experiencia, que cuando un hombre desea algo tan imperiosamente que está dispuesto a apostar todo su futuro a una sola carta para conseguirlo, tiene asegurado el triunfo. Le di la oportunidad que me pedía, porque vi que él estaba decidido a no ceder hasta obtener el éxito. Los hechos posteriores demostraron que no hubo error». 

No podía haber sido el aspecto del joven lo que le proporcionara su comienzo en el despacho de Edison, ya que ello estaba definitivamente en su contra. Lo importante era lo que él pensaba. 

Barnes no consiguió su asociación con Edison en su primera entrevista. Obtuvo la oportunidad de trabajar en el despacho de Edison, por un salario insignificante. 

Transcurrieron los meses. En apariencia, nada había sucedido que se aproximase al codiciado objetivo que Barnes tenía en mente como su propósito inicial y preciso. Pero algo importante estaba sucediendo en los pensamientos de Barnes. Intensificaba constantemente su deseo de convertirse en socio de Edison. 

Los psicólogos han afirmado, con todo acierto, que «cuando uno está realmente preparado para algo, aparece». Barnes se hallaba listo para asociarse con Edison; además, estaba decidido a seguir así hasta conseguir lo que buscaba. 

No se decía a sí mismo: «Vaya, no hay manera. Supongo que acabaré por cambiar de idea y probaré un trabajo de vendedor». En vez de eso, se decía: «He venido aquí a asociarme con Edison, y eso es lo que haré aunque me lleve el resto de la vida». ¡Estaba convencido de ello! ¡Qué historia tan diferente contarían los hombres si adoptaran un propósito definido, y mantuvieran ese propósito hasta que el tiempo lo convirtiese en una obsesión obstinada! 

Quizás el joven Barnes no lo supiera en aquel entonces, pero su determinación inconmovible, su perseverancia en mantenerse firme en su único deseo, estaba destinada a acabar con todos los obstáculos, y a darle la oportunidad que buscaba."

* Texto sacado del libro "Piense y hágase rico" de Napoleon Hill para su estudio.

¿Qué te ha parecido la historia de Barnes? Puedes dejarme un comentario en el apartado de comentarios de este artículo.

Reflexionemos lo siguiente: 

- Barnes empieza a trabajar con Edison y en realidad él lo que quería y estaba decidido era a convertirse en socio de Edison. Transcurrieron meses y no pasaba nada, todo seguía igual y esto no provocó que Barnes cambiara su sueño.

¿Alguna vez has abandonado alguno de tus sueños porque veías que no llegaba?

- También me gustaría relacionar esto con la Ley de Genero que es una de las Leyes Naturales del Universo. Quiero que entiendas que requiere de tiempo para que algo se manifieste en el plano físico. Vivimos en un mundo que todo lo queremos para "ayer" pero esto no funciona así.

- Bueno, Barnes de forma intelectual o intuitiva entendía este concepto. Él estaba decidido a mantenerse ENFOCADO en su Propósito Definitivo y sabía que no se rendiría por muy larga que fuera la espera. 

- La Ley de Género decreta que: Cada semilla tiene un periodo de gestación o incubación. Y no sólo estamos hablando de zanahorias o lechugas. LOS PENSAMIENTOS SON SEMILLAS INTELECTUALES Y ESPIRITUALES. Estas requieren tiempo de la misma forma que las semillas físicas requieren tiempo para que se manifiesten en su forma FÍSICA.

Me gusta mucho explicar esta parte o lección del libro de "Piense y hágase rico" porque cuando lo leí me sentí muy identificado con ello.

En el pasado, siempre quería resultados rápidos, siempre abandonaba mis sueños porque no entendía que estaba en época de siembra y que el periodo de cosechas, más tarde o más temprano llegaría.

Llegados a este punto, espero que te haya gustado este artículo y me encantaría que me dijeras qué sueño abandonaste en el pasado para saber de ti y poder ayudarte mejor.

Todo lo mejor,

Tu coach y amigo Jesús Lara.